7960ceec381c40f58ec8348de03c282b

Escuché hablar de reencuadre a Alain Manzano, durante una de las clases de su Master Practitioner en PNL. Con este ejercicio, Richard Bandler se basó en que diferentes partes de nuestra mente pugnan por controlar nuestras acciones. Consiste en entrenar la parte que causa un comportamiento no deseado por uno más adecuado.

En el ámbito de la fotografía, hacemos un encuadre en cada toma, pero también podemos reencuadrar la fotografía después de haberla captado. Decidimos qué partes aparecerán en ella y cuales dejaremos fuera.

Por otro lado, ante una misma situación adversa, algunas personas se enfocan en lo negativo mientras que otras logran verla desde otra perspectiva. Vemos la realidad a través de nuestros modelos mentales y cada cual la interpreta de una forma u otra. No vemos el mundo como es, sino como somos.

En este confinamiento infinito por la Covid-19 seguro que, al igual que yo, estás descubriendo nuevos elementos dentro y fuera de ti. Has empezado a hacer cosas que te resultan beneficiosas, positivas para los demás o para el medio ambiente. En cambio, hay otras que no te gustaban y que estás dejando atrás.

Se me ha ocurrido reencuadrar mi vida para cuando salgamos de esta pesadilla y tal vez pueda servirte.

He elegido tres hábitos nuevos que van a seguir conmigo cuando emerjamos al otro lado del túnel y he seleccionado tres que voy a eliminar.

Que las buenas acciones que he desarrollado en estos dos meses se conviertan en hábito ahí fuera y que las malas se queden por siempre en la cueva del pasado. Que el esfuerzo haya valido la pena.

Selecciona en postproducción qué desechar y que quedará dentro de la foto para que, cuando todo esto pase, sigas haciendo lo que te hace sentir bien. Mejoremos la composición de nuestra vida.